viernes, diciembre 26, 2008

Síndrome de ovario poliquístico

Síndrome de ovario poliquístico

mié 24 de diciembre, 2008


El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es un desorden hormonal y metabólico que
afecta a un 10% de las mujeres en edad reproductiva



  • Muchas veces no se tienen síntomas, pero si no se trata a tiempo, se corre el riesgo de sufrir cáncer cervicouterino.

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es un desorden hormonal y metabólico que afecta a un 10% de las mujeres en edad reproductiva.

Causas

  • Diabetes: Si se padece o se tienen antecedentes familiares de diabetes.

  • Estrés: La ansiedad, depresión y estrés prolongados o incluso un desorden bipolar.

  • Anovulación: Por alguna razón el folículo no termina de madurar en el ovario y no es expulsado.

  • Insulina: La sobreproducción de insulina o la alta resistencia a la misma impiden la ovulación.

  • Obesidad: Con un exceso de grasa en el cuerpo se produce un alto nivel de estrógenos, lo cual también inhibe la ovulación.

  • Hormonas: Un desbalance endócrino provoca altos niveles de las hormonas progesterona, estradiol, testosterona, LH y FSH.

  • Dieta: Comer mucho o hacer dietas continuas causa un desequilibrio nutricional que impide que el cuerpo funcione adecuadamente. Una alimentación alta en grasas saturadas puede provocar obesidad, diabetes, hipertensión arterial, intolerancia a la glucosa o colesterol alto, que son causas del SOP.

Síntomas

Los estudios necesarios para determinar que existe el SOP incluyen: ecografía de los ovarios, estudios hormonales y un perfil lipídico, ya que llegar a un diagnóstico puede ser difícil porque algunas mujeres no experimentan ningún síntoma o sólo algunos y con distintos grados de severidad. Los síntomas son los siguientes:

  • Quistes en los ovarios: Uno o ambos ovarios aparecen agrandados y contienen múltiples folículos o quistes pequeños.

  • Períodos irregulares: La menstruación se ausenta o los ciclos son muy largos (45 días ó más).

  • Altos niveles hormonales: El aumento de andrógenos ocasiona acné, seborrea, calvicie o crecimiento de vello en forma masculina.

  • Obesidad: Principalmente en la cintura.

  • Secreción de leche: Por los pezones.

Riesgos

Si no se trata a tiempo, las mujeres con SOP tienen un mayor riesgo de padecer:

      • Diabetes.

      • Colesterol alto.

      • Enfermedades cardiacas.

      • Aborto en más del 30% de las mujeres con SOP.

      • Hipertensión, incluso en el embarazo (preclampsia).

      • Cáncer de endometrio o de ovario, pues la anovulación produce exceso de estrógenos y deficiencia de progesterona, sobre todo si no se han usado anticonceptivos orales, porque protegen de estos dos tipos de cáncer.

Fertilidad

La mayoría de las pacientes con SOP no ovula, lo cual provoca infertilidad. Pero los estudios están encontrando constantemente nuevos tratamientos y los inductores de la ovulación pueden ayudar. Por lo tanto tener SOP no es un diagnóstico definitivo de infertilidad.

Tratamientos

Medicamentos: Se usan anticonceptivos orales para regularizar las hormonas, inductores de la ovulación o reductores del nivel de insulina, de la resistencia a ésta, del índice glucémico o del nivel de testosterona.

Laparoscopía: Por una pequeña incisión debajo del ombligo se introduce un instrumento para ver los órganos pélvicos y se realiza un corte en los ovarios.

Pérdida de peso: Con la orientación de un nutriólogo, una dieta baja en grasas para bajar de peso a largo plazo es un tratamiento muy efectivo.

Ejercicio: Una actividad física moderada y constante, como complemento a la dieta, ayuda a disminuir el nivel de insulina.

Relajamiento: Aprender a manejar el estrés, llevar un estilo de vida más tranquilo, tener buenos hábitos de sueño y concentrarse más en la propia salud son de gran utilidad para prevenir y tratar el SOP.


--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

El síndrome metabólico aumenta el riesgo de depresión: estudio

El síndrome metabólico aumenta el riesgo de depresión: estudio

15 de diciembre de 2008

NUEVA YORK (Reuters Health) - Las personas con una constelación de factores de riesgo de diabetes y enfermedad cardíaca llamada síndrome metabólico son más propensas a tener depresión que quienes no presentan esos problemas, informó un equipo de investigadores en Australia.

Los resultados son importantes, opinó el equipo dirigido por el doctor James A. Dunbar, de las Universidades Flinders y Deakins, en Victoria, porque a las personas deprimidas les costaría más modificar el estilo de vida para revertir el síndrome.

Entre los factores que conforman el síndrome metabólico se encuentran una circunferencia grande de cintura, presión alta y elevado nivel de azúcar en sangre con resistencia a la insulina, triglicéridos altos y bajos niveles de colesterol HDL o "bueno".

Estudios previos sugirieron la existencia de esa relación entre el síndrome metabólico y la depresión, mientras que la diabetes aumenta el riesgo de depresión, indicó el equipo. Pero ningún estudio hasta ahora investigó esa asociación en la población general.

Para resolver esa brecha, el equipo realizó tres encuestas entre australianos de 25 a 84 años residentes de zonas rurales. En total, participaron 1.690 personas. El 30,4 por ciento de ellas tenía síndrome metabólico.

El 10 por ciento de los participantes con síndrome metabólico tenía depresión moderada a grave comparado con el 6,9 por ciento de las personas sin el síndrome.

Los pacientes con el síndrome presentaban también calificaciones más altas en la escala de depresión que las personas sin el síndrome (3,41 frente a 2,95, respectivamente).

La inflamación sistémica, que estuvo asociada con la depresión y el síndrome metabólico, podría explicar esa relación, sugirió el equipo en el estudio publicado en la revista Diabetes Care.

Los autores concluyeron: "Aunque la asociación es modesta, es importante, por la elevada prevalencia del síndrome metabólico y del efecto de la depresión sobre la capacidad de los pacientes de modificar el estilo de vida y adherir a la medicación antihipertensiva y para la dislipemia".

FUENTE: Diabetes Care, diciembre del 2008



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Síndrome metabólico prediría la enfermedad renal: estudio

Síndrome metabólico prediría la enfermedad renal: estudio

26 de diciembre de 2008

NUEVA YORK (Reuters Health) - Tener el llamado síndrome metabólico puede aumentar el riesgo de enfermedad renal crónica en las personas con diabetes tipo 2, informaron investigadores de China.

El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo de diabetes y enfermedad cardíaca, entre los que se encuentran la obesidad abdominal, la presión arterial alta, el azúcar en sangre alto, los niveles bajos de colesterol HDL "bueno" y elevados de triglicéridos, otro tipo de grasa sanguínea.

El síndrome se diagnostica generalmente cuando una persona tiene tres o más de esas enfermedades.

El presente estudio indica que los factores de riesgo cardiovascular convencionales también son factores de predicción de problemas renales, dijo el doctor Peter C. Y. Tong, de la Universidad China en Hong Kong, a Reuters Health.

"Por esa razón, los médicos deben evaluar activamente en los pacientes con diabetes esos factores de riesgo y tratarlos agresivamente", manifestó Tong.

El equipo buscó vínculos entre el síndrome metabólico y sus componentes y la enfermedad renal en más de 5.800 adultos chinos con diabetes tipo 2.

Los autores encontraron que el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica aumentaba a medida que se incrementaba el número de componentes del síndrome metabólico.

Los pacientes con cuatro componentes del síndrome metabólico tenían un aumento del riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica de 1,64 veces, mientras que los que tenían cinco componentes presentaban un aumento del riesgo de 2,34 veces, informaron los autores en la revista Diabetes Care.

En un análisis "multivariable", la presencia de síndrome metabólico se asoció con un aumento del 31 por ciento del riesgo de enfermedad renal, comparado con las personas sin evidencia del síndrome.

Abordar los componentes individuales del síndrome metabólico no será suficiente para reducir el riesgo de enfermedad renal, observó Tong.

Sin embargo, una "reducción global del riesgo" de azúcar en sangre alto, obesidad abdominal, presión arterial alta y grasas sanguíneas altas puede prevenir el deterioro de la función renal, dijo el investigador.

FUENTE: Diabetes Care, diciembre del 2008



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

lunes, septiembre 08, 2008

¿Qué es el síndrome metabólico?

¿Qué es el síndrome metabólico?

tisanas-para-adelgazar.jpg

Podemos definir el síndrome metabólico como un conjunto de rasgos clínicos que traducen la resistencia a la insulina. Esta definición puede incluir trastorno del manejo de la glucosa, trastorno de los lípidos y obesidad e hipertensión en diferentes combinaciones.

A continuación te detallamos algunos de los criterios que se toman en cuenta para diagnosticar el síndrome metabólico. El Nacional Cholesterol Education Programme (NCEP) en 2001 establece que se diagnostica síndrome metabólico con 3 o más de los siguientes criterios:


• Glucosa plasmática mayor o igual a 110 mmg/dl
Obesidad abdominal :Varones: cintura mayor a 102 cm.
Mujeres: cintura mayor de 88 cm
Indice de masa corporal: mayor a 28,8 Kg/m2

• Triglicéridos suero mayor o igual 150 mg/dl
HDL Colesterol:

En varones menor de 40 mg/dl
En mujeres menor de 50 mg/dl

• Presión arterial mayor o igual a 130/85 mmHg

Existen otros criterios definitorios, menos utilizados, como son el de la OMS, que requiere para su definición realizar determinaciones que no siempre son factibles en todos los niveles asistenciales.

Los objetivos del tratamiento en el síndrome metabólico, éste debe ser integral y realizarse con una intervención multifactorial sobre todos los factores de riesgo presentes, enfatizando sobre los cambios de estilo de vida para poder disminuir el peso, evitar la aparición de diabetes, dejar de fumar, disminuir la tensión arterial y utilizar de manera prudente fármacos antiagregantes.

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

lunes, julio 28, 2008

Síndrome metabólico… riesgo que dificulta la salud

Síndrome metabólico… riesgo que dificulta la salud 

Dr. Jorge Enrique Caballero Hernández

27/07/2008


En el estado de Coahuila, se lleva a cabo un programa de psico-educación que fue iniciada por miembros de la primera Asociación de la Especialidad de Nueva Creación: Medicina Integrada, en la cual la Dra. María del Consuelo Adame Rodríguez es miembro activo, sobre todo por el interés de ofrecer… por este medio y conjuntamente con más profesionales dedicados a la Salud Integral, mayor conocimiento sobre el cómo cuidar de su salud y la de los suyos.

La Dra. Adame Rodríguez opina así: En 1988 Reaven, definió como síndrome metabólico o síndrome X a una serie de factores de riesgo para sufrir enfermedad coronaria (arterias cardiacas) que, incluían intolerancia a la glucosa, hiperinsulinemia (incremento de insulina en la sangre), hipertensión arterial y un perfil lipídico (ácidos grasos) alterado: tanto el aumento de triglicéridos como un descenso de las lipoproteínas de alta densidad [HDL]); con el tiempo se han agregado, a este síndrome, otras alteraciones como la obesidad abdominal, la presencia de lipoproteínas de baja densidad (LDL) pequeñas y densas, y el incremento en las concentraciones del ácido úrico.

La gran trascendencia del síndrome metabólico radica en que las personas que lo padecen presentan un riesgo elevado de sufrir enfermedades cardiovasculares y de Diabetes Mellitus; debido a esto, el NCEP (National Colesterol Education Program) lo definió por la presencia de más de tres de los cinco criterios enunciados:

Criterios de factor de riesgo para diagnóstico de síndrome metabólico:

Obesidad abdominal (Varones 100 cm; Mujeres 88 cm.) Triglicéridos (≥ 150 mg/dl) Colesterol de alta densidad (Varones ≤ 40 mg/dl; Mujeres ≤ 50 mg/dl) Presión arterial (≥130/ 85 mm Hg)
Glucosa de ayuno (≥110 mg/dl)

En la última clasificación del síndrome metabólico se ha incorporado, como uno de los criterios diagnósticos, la obesidad abdominal; esta clasificación se relaciona con el síndrome metabólico, puesto que el mayor depósito de grasa visceral se relaciona con un mayor riesgo de padecer tanto Diabetes tipo 2, Hipertensión arterial como Dislipidemia.

En el sexo masculino hay un predominio de la grasa visceral, esto es la grasa que rodea a los órganos como el hígado, los riñones, etc. Esto lleva a que se presente una mayor cantidad de azúcar en sangre (hiperglicemia), así como un aumento de las grasas en la sangre (hipertrigliceridemia). En el sexo femenino predomina el tejido adiposo femoro-glúteo (en la cadera), que presenta un metabolismo más bajo, almacena energía y sólo la libera en casos extremos como en el embarazo o en la lactancia; esta obesidad se relaciona más con alteraciones mecánicas y circulatorias (várices, hinchazón de pies, etc.) que a las enfermedades metabólicas; durante el climaterio, por predominio de los andrógenos, se redistribuye la grasa hacia la región abdominal y visceral, comenzando a aparecer alteraciones metabólicas propias en el hombre.

Estudios epidemiológicos han demostrado que un índice: cintura/cadera, mayor de 1.0 en varones y de 0.90 en mujeres se correlaciona con la resistencia a la insulina, el hiperinsulinismo secundario y la enfermedad cardiovascular; por tanto, la grasa de predominio abdominal, incrementa el riesgo de Diabetes Mellitus tipo 2 y de enfermedad cardiovascular.

En un estudio realizado en 1,209 varones finlandeses de mediana edad que fueron seguidos durante 11 años, el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y mortalidad general fue significativamente mayor en quienes presentaban síndrome metabólico.

*Participación de la Dra. Consuelo Adame Rodríguez
Miembro de la Asociación de Medicina Integrada, sede Coahuila

La Asociación de Medicina Integrada, agradecerá sus comentarios:
medicina.integral@hotmail.com
www.saludintegral.org.mx


--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

viernes, junio 20, 2008

Sobrepeso y obesidad: Síndrome metabólico: el enemigo moderno del corazón

Sobrepeso y obesidad: Síndrome metabólico: el enemigo moderno del corazón

Descargar esta información en PDF

PDF:

Haz clic aquí para Descargar esta información en PDF (132 Kb)

Y además...



En España, uno de cada tres adultos cumple los criterios para sufrir el síndrome metabólico. La gran pista para determinar si una persona lo padece la proporciona la obesidad central, que se mide con la circunferencia de la cintura


Es de sobras conocido que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España y en muchas sociedades desarrolladas. Pero, ¿cómo saber quién tiene más riesgo? El síndrome metabólico pone a los médicos sobre la pista. Se estima que las personas con síndrome metabólico tienen un 20% más de riesgo de sufrir un episodio coronario en los diez años siguientes frente a las que no lo tienen. Por eso, averiguar quién lo padece es fundamental para tomar las precauciones precisas sobre la enfermedad y evitar la muerte cardiovascular (infarto cardiaco o cerebral o una angina de pecho).

El síndrome metabólico no es una sola enfermedad, es la asociación de varias anomalías metabólicas. Se trata del punto final de dos situaciones: la obesidad central (localizada en el abdomen) y la resistencia a la insulina, una reacción propiciada por la obesidad y el sedentarismo y que precede a la diabetes. Pero también incluye alteraciones del metabolismo de la glucosa (azúcar), en concreto, hiperglicemia leve en ayunas (110-126 mg/dl); alteraciones del perfil lipídico, es decir, aumento de triglicéridos (150-250 mg/dl), descenso del colesterol HDL (popularmente conocido como colesterol "bueno") e hipertensión arterial leve.

El síndrome metabólico no es una sola enfermedad, sino la asociación de varias anomalías metabólicas

Todas estas anomalías metabólicas se consideran como tales cuando se superan determinados puntos de corte según distintas clasificaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Panel del Tratamiento de Adultos (ATP-III) y la Federación Internacional de Diabetes (IDF). Se considera que una persona sufre síndrome metabólico cuando cumple al menos tres de los criterios expuestos.

Enfermedad moderna


El síndrome metabólico se extiende en las sociedades modernas de forma imparable. La OMS ha calificado la obesidad como la epidemia mundial del siglo XXI y el problema de salud pública número uno. Al exceso de peso se asocian, entre otras patologías, la diabetes y, por supuesto, el síndrome metabólico. Son enfermedades propiciadas por la vida urbana y los cambios en los estilos de vida y de alimentación, como el abandono de una dieta tradicional rica en vegetales, cereales y frutas hacia una dieta occidental de preparación rápida, con alto contenido graso y calórico y pobre en fibra (hamburguesa, patatas fritas, pizza y bebidas de cola).

Tampoco ayuda la disminución de la actividad física relacionada con la mecanización de las actividades diarias y con los cambios en las manifestaciones recreativas de adultos y, en especial, de niños. Este binomio de dieta inadecuada y sedentarismo ha derivado en un aumento de la población afectada por el sobrepeso y la obesidad. Y se ha pasado del sobrepeso a las alteraciones metabólicas que acompañan a la obesidad.

Población afectada

En España, uno de cada tres adultos cumple los criterios para sufrir síndrome metabólico. Pero la proporción es mayor entre la población obesa, ya que el 70%-80% sufren síndrome metabólico. Las personas más afectadas por obesidad y síndrome metabólico suelen pertenecer a los grupos sociales con menor nivel educativo y económico, ya que tienden a consumir comida barata e hipercalórica que conduce a la obesidad.


Los niños y adolescentes no están exentos de sufrir síndrome metabólico. La obesidad infantil también está aumentando en la sociedad moderna. En el estudio 'enKid', efectuado en una población de entre 2 y 24 años, se comprobó que el 14% de los niños españoles son obesos y que el 12% tienen sobrepeso y, por tanto, con riesgo de desarrollar síndrome metabólico. Otro estudio reciente, publicado en Anales españoles de Pediatría, realizado en un grupo de 97 niños y adolescentes obesos, detectó que el 20% tenía síndrome metabólico. Este dato coincide con el de otros estudios que sitúan la prevalencia infantil entre el 20% y el 30%.

La prevalencia infantil del síndrome se fija entre el 20% y el 30%

El embarazo también es un estado especial de la mujer en el que, debido al aumento de peso, puede aparecer hipertensión arterial y desarrollar diabetes gestacional. Una situación circunstancial que no debe considerarse síndrome metabólico, a menos que la embarazada ya lo padezca antes de la gestación o lo desarrolle después del parto si no consigue perder la mayoría del peso ganado durante la gestación.

La pista: el perímetro de la cintura


La gran pista para determinar si una persona padece o no síndrome metabólico la proporciona la obesidad central, que se mide con la circunferencia de la cintura. El tejido graso que se acumula alrededor del abdomen es más peligroso desde el punto de vista de riesgo cardiovascular. Esta obesidad central, o en forma de manzana, afecta más a los hombres. Por el contrario, la obesidad en forma de pera, donde la grasa se sitúa sobre todo en nalgas y muslos, es más habitual en mujeres y no entraña tanto riesgo cardiovascular.

Por esta razón, una consigna lanzada por varias sociedades científicas, aunque aún no muy extendida, es que los médicos midan el perímetro de la cintura de sus pacientes. En los hombres, la circunferencia de la cintura no puede exceder los 102 centímetros y, en mujeres, los 88 centímetros. Las personas que sobrepasan estas medidas tienen grasa visceral (alrededor de las vísceras) y riesgo cardiovascular. La circunferencia de la cintura también se utiliza en niños pero adaptada a edad, sexo y estadio de maduración sexual.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome metabólico consiste en abordar cada uno de los factores que han provocado su aparición para intentar revertirlo. El primer objetivo del tratamiento es la obesidad, que se define como un índice de masa corporal (o IMC) superior a 30. El IMC se obtiene de dividir los kilogramos que pesa una persona por su altura en metros al cuadrado (kg/m2). Después del tabaco, la obesidad es el segundo factor de riesgo de muerte cardiovascular modificable. Se sabe, además, que las personas obesas tienen más probabilidades de sufrir síndrome metabólico respecto a las que tienen sobrepeso (IMC mayor que 25). Es muy posible que la convivencia de varios problemas de salud asociados obligue a que médicos internistas y cardiólogos deban implicarse en la atención de estos pacientes.


Claves en el tratamiento del síndrome metabólico

  • MEDIDAS HIGIÉNICO-DIETÉTICAS CLÁSICAS: El éxito de esta medida es la constancia, ejercicio y dieta baja en calorías para perder peso.
  • FÁRMACOS: Cuando el tratamiento clásico para perder peso no funciona y los pacientes tienen un IMC superior a 30, se utilizan fármacos. Hasta ahora, se han desarrollado tres compuestos antiobesidad: orlistat y sibutramina, que están aprobados en España, y rimonabant, que aún no está autorizado. Un análisis, publicado por la revista 'British Medical Journal', demostró que consiguen resultados similares. Estos fármacos contribuyen a la pérdida de peso, aunque de forma moderada: la reducción es de 5 y 6 kilogramos de peso respecto a los que se pierden sólo con dieta. La sibutramina combate la sensación de hambre y es muy útil para las personas que tienen una mayor ansiedad o compulsión por comer más allá de su voluntad. Por el contrario, orlistat es útil para evitar las partes grasas de la dieta y consigue que, sobre todo en "grandes comedores", la ingesta tenga menor repercusión. Por su parte, rimonabant actúa sobre receptores endógenos que se hallan en todo el cuerpo y eliminan la sensación de hambre y ayudan a perder peso y grasa visceral, lo que permite corregir la hipertensión y mejorar el perfil lipídico.
  • APOYO: En ocasiones, el seguimiento de la dieta resulta imposible para algunos pacientes, porque el origen de la obesidad es la ansiedad. Estas personas suelen entrar en un círculo vicioso en el que comen de forma compulsiva, con sobreingesta y aumento de peso, después se sienten culpables, vuelven a sentir ansiedad y, así, de manera reiterada. La dificultad que supone cerrar este círculo para este tipo de enfermos es tan difícil que el apoyo de un psicólogo o psiquiatra puede resultar muy útil.
  • TRATAMIENTO DE PROBLEMAS ASOCIADOS: Los pacientes con síndrome metabólico tienen que ser tratados a su vez de otras enfermedades asociadas (comorbilidad), ya sea con antidiabéticos, antihipertensivos o hipotensores y estatinas o hipolipemiantes, en el de las alteraciones del perfil lipídico.
  • INVESTIGACIÓN: En la actualidad la investigación en síndrome metabólico se esfuerza en hallar un fármaco que permita combatir de forma global cada uno de sus componentes. Se busca un comprimido que incluya compuestos para reducir las cifras de presión arterial, controlar los niveles de glucosa, mejorar el perfil lipídico e, idealmente, una sustancia antiagregante para evitar que la sangre se espese. El objetivo de esta polipíldora sería facilitar la toma de la medicación a las personas afectadas por el síndrome metabólico y que hoy deben tomar varias pastillas. Por otra parte, mejoraría el cumplimiento terapéutico.

  • VUELTA ATRÁS: En muchos casos, cuando se elimina la obesidad el síndrome se puede revertir. Un estudio de la Universidad de Duke (EE.UU.), que recoge la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), ha demostrado que caminar 30 minutos a buen paso todos los días de la semana puede descomponer el síndrome metabólico. El síndrome se puede revertir cuando una persona que tiene una acumulación de factores de riesgo los corrige y, en consecuencia, disminuye el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular. No obstante, debe mantener los estilos de vida cardiosaludables y, en muchos casos, seguir tomando fármacos para tener controlados todos los factores que lo ocasionan.

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/